Foto de Dayana Bermúdez

Gabriela González Blumenthal, el calamar zurdo

1- ¿De qué está hecha tu tinta? Entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias

Mi tinta está hecha de las ganas de decir las cosas que se me ocurren. Tú tienes el poder en eso que estás creando, por muy pequeño que sea.

2- ¿Te ves como escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

Últimamente he estado consultando mi bola de cristal y lo que hace es mostrarme a mí misma con mi exitoso puesto de cachapas; hasta ahora no me ha dicho nada sobre el futuro de mis historias. Igual no creo mucho en mi bola de cristal porque hace como dos meses que está fallando porque no le he cambiado las pilas. Debí sospecharlo: dice Made in China. Me gustan mucho las cachapas, pero a largo plazo escribir me emociona más y se me da mejor que cocinar. Veamos qué pasa.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Para mí se trata de utilizar el lenguaje escrito con diferentes estilos para satisfacer necesidades expresivas, para darle vida a una idea y que alguien lea esta idea y sienta algo: no solo emociones positivas sino algo, porque creo que el punto es escribir, sí, pero me parece que también necesitas alguien que te lea, y este lector puede interpretar tus historias como mejor le parezca, es válido, ¿no? Por cierto, saludos a los autores de la Santa Biblia. Y bueno, claro, esto que digo es muy amplio, cuando hablamos de la parte meramente comercial… pues ya es otra cosa.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Soy la vaina más quisquillosa que existe. Escribo todo lo que quiero y después lo reviso un montón de veces, cambio palabras, ideas… lo que mejor me parezca en ese momento. Así soy casi siempre. A veces hay crías que nacen hermosas y merecen ser lanzadas a las profundidades así tal cual son.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Illuminati. Valar Morghulis. Exprópiese. Nope, en realidad no, pero no me gusta irme por los finales tan obvios.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Creo que las dos cosas a la vez. Puede que sea autodidacta pero mi manera de aprender cosas nuevas es leyendo a alguien más, y mientras más leo más aprendo técnicas, pero sobre todo aprendo qué me gustaría hacer y qué me desagrada. Ah, por cierto, sí tuve una profesora de redacción de la que me enamoré, creo que ella me odiaba, pero fue divertidísimo, disfruté mucho cada asignación. Chama, si me lees, tú sabes que es contigo.

 

Los maestros de papel son los más necesarios.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

Mi mamá dice que no me junt… Ah, coño, perdón. La verdad no lo sé, debo tener varias cosas mezcladitas por ahí.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

Por lo menos me leen y están ahí para decirme: “Coño, ¿pero por qué eres tan marica?”.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

Amistad es que no soporte cuando cantas canciones de Lady Gaga con coreografías de Madonna pero igual te deje hacerlo porque no le importa que seas así, mientras seas feliz y se puedan producir memes y GIFs a partir de eso. Eso es amistad, entre otras cosas. No soy buena para responder estas cosas, soy mejor con los abrazos.

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

La banda sonora tendría que ser súper importante: algo todo melancólico que al mismo tiempo generara una felicidad rarísima, que te desarme. No sé quién sería el director, pero la fotografía sería algo como el cuadro “Nighthawks” de Edward Hopper. No sé, últimamente ando medio melancólica y nostálgica, y no es malo.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

Ahorita mi proyecto es leerme los libros de la biblioteca de mi abuela, esa viejita es amor. Hace poco terminé “La Metamorfosis”, todavía no estoy muy segura de cómo me siento al respecto.

 

Recomiéndenme películas, estoy de vacaciones.

Últimamente he estado escuchando bandas sonoras; manías. Ahorita estoy enamoradísima de unas piezas de Carter Burwell y otras de Phillip Glass, me ha dado por escribir mientras ellos suenan en el reproductor. Mi lista de reproducción por lo general es muy, muy variada, pero mis favoritos de siempre son P!nk y Queen (Freddie Mercury era tan feo que resultaba hermoso, me encanta).

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

[Esboza una sonrisa nerviosa]. Ninguno de los dos extremos; a veces mis desventuras se mezclan con la ficción.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

La bestia soy yo cuando trato de superar el bloqueo y no puedo, mientras más lo intento más me amargo. Lo mejor es dejarlo a un lado, hacer como si no existiera e ir a comer algo rico. Después me despierto a las tres de la madrugada con una idea buenísima. [Inserte lágrimas de sangre].

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Cuando me pongo creativa tengo que plasmar todo lo que se me ocurra tan pronto como pueda. En esos casos pareciera que el teclado fuera a explotar y pierdo un poco la sensibilidad en las yemas de los dedos, en verdad quedo exhausta pero extasiada #Upa. Mejor eso que el monstruo de los bloqueos.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

Ya dije que soy un asco para estas cosas.

 

La belleza tiene que ser eso que te entibia el alma.

13620101_10209748775853136_7076789612228329818_n

José Alejandro Landaeta, calamar cinturón negro y poeta

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

De una extraña mezcla entre visiones de realidades pero que indudablemente las llevo a la metáfora y comienzo a construir a partir de la metáfora.

2- ¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

Desde que comencé a escribir no me he visto, ni quisiera, sin escribir. Atarme de manos ante la escritura es algo que envenena mi alma. Por eso cuando sufro bloqueos muy prolongados suelo estar de unos ánimos muy bajos, casi depresivos y ansiosos.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Que escriba responsablemente y sepa qué es lo que tiene en manos, para qué sirve y cómo sirve. El escritor es un artista. No hay titulación para tal cosa mas que la determinación de serlo.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Suelo corregir poco. Especialmente cuando escribo poesía, soy de escribir de sentada y corregir mientras voy en la marcha. No puedo detenerme o pierdo todo lo que tenía hecho.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Sí, tengo varios guiños y elementos que repito con regularidad. Son secretos y pistas que indican que el lector está ante mi universo literario. Son secretos.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Tengo muchos maestros muertos de papel, muertos de carne, muertos en vida. De los vivos sólo diré que están en todas partes.

Un maestro es necesario.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

Tengo miles de influencias y creo firmemente que no se debe castigar a un escritor influenciado puesto que la no existencia de una influencia en la literatura es no menos que vulgar mentira.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

No suelo comentar mis asuntos con mucha gente salvo los amigos más cercanos, casi adheridos a la piel, pero una que otra ocasión dejo que revisen mis textos y me den sus opiniones. A veces ellos están dentro del texto y no les digo.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

El juego entre Rick Blaine (Humphrey Bogart) y Louis Renault (Claude Rains) en la película Casablanca. «Louis, creo que este es el principio de una hermosa amistad».

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

Me es imposible escoger una película ya existente. Pero crearía mi película llamada “El faro”, la dirigiría yo. Sería animada al estilo Ghibli. La banda sonora estaría a cargo de Austin Wintory. Y sería producida por mi propio estudio de animación.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

Mi cuerpo me pide múltiples vírgenes, al mismo tiempo incluso. Pero mayormente literatura, cine y música. Suelo crear escenarios en una conjunción de distintas artes, todas transcurriendo al mismo tiempo. Puedo leer y luego dejar de hacerlo para ver una película, y seguido me pongo a escribir o a dibujar, y luego a escuchar algún tipo de música y descomponerla escribiendo. Usualmente mi mente es muy inquieta y tengo la necesidad de captar mucha información al mismo tiempo y a la vez crear y a la vez destruir en un acto ansioso.  No es muy divertido.

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Suelo eliminarme en la escena en la mayoría de mis escritos, pero lo que perdura de mí en ellos son los momentos, las anécdotas, los nombres e incluso las formas de vestir de algunos personajes, si escribo un cuento. En poesía todo yo está y no está ahí.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

Con muchos cigarros y café y horas y horas de frustración y ansiedad.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Mucho café y muchos cigarros, especialmente de noche-madrugada-día siguiente. Suelo cerrar los ojos y con mis manos hacer movimientos que me indican líneas o formas, esto me ayuda a establecer un patrón o un esquema de lo que quiero.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

La creación humana es todas las formas posibles que sean vehículo de una emotividad y un lenguaje, pues el mensaje es polisémico, pero el lenguaje es claro. Un arte carente de lenguaje es carente de vida. La belleza radica en este lenguaje que nos habla y en el fondo de nosotros nos planta una idea y esta crece dentro de nosotros. Bello es todo lo que habla en nosotros.

FB_IMG_1468173256969

Víctor Signorile, el calamar del amor y el pasticho

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

Mi tinta está hecha de mi, de lo que me rodea, de lo que veo y de lo que siento cuanto no veo. Mi tinta está hecha de mi amor. Mi tinta está siempre latente y a la orden.

2- ¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

Me veo como escritor por el resto de mi vida, no puedo parar de escribir y no quiero hacerlo. Cuando escribo retrato todo, me conecto con todo, y me conozco mejor.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Para que llamen escritor a alguien solo se necesita que sepa escribir, que escriba, y que lo que escriba le guste a unas cuantas personas. Para mi está bien que lo que el escritor escriba guste, pero quien tiene que estar enamorado de los textos es el escritor; es esa certidumbre en el amor lo que le conseguirá nuevos amantes a los textos.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Soy el calamar que suelta su cría al mar, escribo, y releo una sola vez para detalles técnicos. Cuando comienzo a escribir debo seguir hasta terminar, no puedo editar demasiado mi amor sincero cuando ya fue bordado.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Hay varios guiños ocultos en mis textos, quien me lee más de una vez, lo nota. Utilizo el color violeta para representar al amor y la armonía, hablo de purpura, morado, y violeta. Uso símbolos; animales, astros, profesiones, y procesos conocidos.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Para escribir no hacen falta maestros, todo maestro suma, pero no es indispensable; al no tenerlos, escribiría como yo y solo como yo, sin referencias. Dicho esto, afirmo que si tengo maestros; vivos, muertos, y de papel; todo lo que leo, todo lo que escucho, todos son mis maestros; y al leer, me baño con todo lo que son.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

Tengo influencias, muchísimas, todo lo que al leer me gusta termina convirtiéndose en una influencia para escribir.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

Cuando escribo estoy solo, y para escribir paso mucho tiempo solo conmigo pensando, y evolucionando. También paso mucho tiempo con amigos, estos me hacen sentir vivo y me llenan de ganas de escribir muchísimas cosas, sin duda me ayudan a crear.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

La amistad para mi es la atracción y enamoramiento, es amor. La amistad es el producto de la seducción al notar ganas de conocer el mundo ajeno. La amistad es compartir el almuerzo, saber cantar y querer que tus compañeros aprendan a cantar, la amistad es escribir a tus compañeros para avisar que llegaste vivo a tu casa en Caracas. La amistad es desear estar con los amigos en momentos. La amistad debe sumarte cosas, de lo contrario, se pudre. La amistad es difícil de conseguir, y es exquisita cuando se consigue en su verdadera forma y se entiende su esencia.

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

Si fuese una película sería “Rent”, sería “Interestelar”, sería “El Árbol de la vida”, y sería “El caballero de las copas”. Con la libertad de crear una película mía, sería dirigida por Woody Allen, profunda, pintoresca, bella, y amorosa. Tendría música de Hans Zimmer, amplia, colosal, envolvente, total. En mi película habría cameos rápidos, habría mucho pasado y mucho texto. Mi película no sigue una linea de tiempo lineal, tiene altos y bajos, tiene mucha pasión, y mucha incertidumbre, tiene decepciones y tiene éxito, es una película hermosa.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

El calamar en mi interior se nutre con las notas de Sigur Ros, Olafur Arnalds, Drexler, y Wintergatan. Soy complice de las películas de Martin Scorsese, Woody Allen, Christopher Nolan, y las hermanas Wachoski. La palabras de Benedetti, Gibrán, y Neruda, son básicamente las letras ordenadas a las que aspiro llegar. Todo lo que menciono me nutre, me da vida, y me hace querer crear más. Ver a los actores del teatro y a los rockeros rockear me devuelve el aliento.

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Busco tener un filtro anti-yo en mis historias, creo que el esfuerzo que hago es casi en vano; porque -si bien no le imprimo mi biografía a mis historias- el lenguaje, las expresiones, los colores, y las texturas con las que se leen mis palabras, son las mismas con las que me leo yo. Soy lo que escribo, y lo que escribo es yo.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

El bloqueo creativo es mi mayor miedo, en mi vida no hay nada sino la creación que sale de mí, es un monstruo al que le temo, y un monstruo conocido. La inspiración no existe, no hay ningún ángel buscando a quien iluminar, somos dueños de nuestra mente y de nuestra tinta, tenemos que trabajar, siempre, sin parar. Ante un bloqueo, trabajo, me equivoco y trabajo mal, no me freno, intento, intento, intento. No soy invencible, me da miedo e impotencia no serlo. Si me bloqueo, se tranca el juego. El bloqueo puede llegar al punto de cambiar mi escritura, en medio de un bloqueo y los intentos para salir de él, aparecen nuevas formas, nuevos caminos. Los bloqueos existen, y modifican, me atrevo a decir que hasta nutren.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

La noche es mi mejor aliado, la música de frecuencia baja, pero sobretodo, la soledad. Tengo que estar tranquilo y sin que nadie me moleste. Claro que hay situaciones extraordinarias, he tenido momentos en los que me demando a mi mismo escribir durante momentos en los que estoy rodeado de gente pero estoy sintiendo cosas (hermosas y terribles) que no puedo dejar pasar, que son combustible, y que me iluminan. Me gusta escribir todo el tiempo, durante todo el día, así sea en un chat digital, lo disfruto enormemente, y es por eso, que mi escritura tiene niveles, al recorrerlos, quien lee se sumerja dentro de mí en el grado que quiere.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

La belleza es la vida, el movimiento, y la piel erizada. La belleza es la piel suave de los humanos y el pelaje cálido de los animales. La belleza es la naturaleza y sus atuendos. La belleza es el amor real e inentendible. La belleza es tener algo que decir, querer decirlo, y decirlo. La belleza es el mundo que desconocemos que se mueve a nuestro alrededor. La belleza es un denso conglomerado de emociones, lugares, personas, tendencias, y actitudes que comulgan en el amor y nos hacen sentir vivos.

13576504_10206891177667142_730908158_n

Jesús Eduardo Verastegui, el calamar mapa

¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

Creo que está cargada de soledad. Será por eso que siempre cuando escribo me siento acompañado. Porque soledad es todo menos estar solo.

¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

Bueno, yo lo que quiero hacer el resto de mis días es leer y escribir. Y sino, voy a fingir estar escribiendo así no tenga una máquina al frente.  Todo es un asunto de imaginación.

¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Que sepa escuchar. Y que abra siempre un segundo o un tercer lector en él o ella. O un cuarto y hasta un quinto.

¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Yo creo que es la cría la que me suelta a mí. Ella viene y me dice: lánzate. Y yo me lanzo. Al final no sé si me voy a ahogar o no.

¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Creo que no he hecho conciencia de ese guiño. Quizás exista. Pero no estoy pendiente de eso. Ahora, lo que si puede parecer una constante son ciertas imágenes que circundan mis textos. Porque son evidentemente imágenes de vida.

¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Sí, claro. Y tengo varios. Pero hay uno que es para mí indispensable. Se trata de un profesor de mi escuela: Jaime –López- Sanz. Los demás son autores que he descubierto gracias a él. Pero hay que tener cuidado con ellos. A veces terminan siendo como un Lord Henry en Dorian Gray, y puede ser peligroso.

El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

Los calamares escriben muy bien. Es interesante leerlos. Uno termina de cierta forma creyendo en ellos y en lo que crean.

Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

La amistad es filosofar con los amigos. Así sea por whatsapp.

Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

Me gustaría estar en una película de Xavier Dolan, que él la dirija. Y la música de Gabriel Yared, aunque tiene que ser una historia así como Oriana de Fina Torres. Y que los personajes sean algunos actores de teatro que conozco.

¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

Lo alimento con literatura, y pasa que en la literatura está también la música, el cine y el teatro, todo. Fuera de ella está la vida y la vida es literatura también. Leo literatura clásica y contemporánea. La que con el tiempo se irá a convertir en un tipo de clásica.

¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Siempre hay algo autobiográfico. Pero la ficción altera un poco eso. Lo autobiográfico a veces no es tan real. Cuando lo escribes se vuelve o nos volvemos verosímil. Y no quiere decir que nos convertimos en alguna mentira. Al contrario, nos volvemos otra realidad.

A mí me ha costado entrar en la ficción de una, para eso he tenido que explorar en mí lo que hay de verdad. Sin embargo, nunca estoy diciendo del todo la verdad. Por dentro, lo que hay es una de-construcción. Alguien ya me ha inventado.

Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

Cuando me bloqueo me pongo a leer, ver películas poco me ayuda. Pero así bajo un poco esa presión en blanco.

A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Tomo agua. Siempre escribo con un vaso de agua al lado.

Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

La belleza está en el siempre del jamás. Y eso es una búsqueda.

376553_4205970868618_1396942937_n

Yoseth Martínez, Kraken o Luna

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

Bueno, a veces la musa llega. De la nada, mientras me como una arepa o mientras me tomo una taza de café. Mis escritos van desde textos de humor sobre cualquier acontecimiento absurdo que ocurre en mi vida, hasta esos amores que a uno lo marcan y se llevan pedacitos de uno. Podría decir que mi mayor motivación viene dada por mis sentimientos. Si estoy molesta, escribo para drenar, lo mismo pasa con el miedo, al amor, todas esas cosas.

2- ¿Te ves como un escritor a futuro o esto es hobby para ti?

Hace tiempo pensé en escribir un libro, aunque fuese corto. Se llamaría “Cartas para Elise” narraba la historia de mi álter ego, Benjamin y la mujer de la que se había enamorado y que, como en toda historia de amor, lo había abandonado. Me gustaría dedicarme a la escritura.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Cualquiera puede escribir algo. Todos podemos crear una historia y listo; pero eso no te hace un escritor. Pienso que lo que te hace un escritor es el sentimiento que dejas pegado en los textos, es como si cada palabra que escribes la pones con tu sangre, dejas las emociones, las frustraciones, todo ahí, plasmado en unas cuantas cosas. Supongo que para mí, un escritor es aquel que realmente siente lo que escribe.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendran y sueltan a su cría al mar?

Eso es así, yo lo paro y lo suelto. Pocas veces me tomo el tiempo para pulirlo o hacerlo algo bello, no soy muy perfeccionista en cuanto a lo que escribo. La musa viene, la escribo y ya. Murió.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

En realidad, no. No es algo que me quite el sueño, ni siquiera lo había pensado.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

No pienso que sea un maestro como tal, pero hay algo en el estilo de escritura de Víctor Hugo que me llama mucho la atención, me inspira de sobremanera.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

Definitivamente, sería Víctor Hugo.

8- El oficio de escribir es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

No, en realidad para mí la escritura es una actividad que no debe involucrar a nadie. Soy un poco egoísta con lo que escribo, una sola vez hice un cuento junto con mi mejor amigo. Mis textos, mis bebes.

9- Ajá, ¿y qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico por favor. Algo como una escena o una canción. Nos interesan tus referencias.

Una pregunta difícil. Una pregunta muy difícil. Quizás es un ejemplo tonto, pero amistad es: andarte muriendo de hambre y darle la mitad de tu almuerzo a tu mejor amigo. Sí, eso, compartir media botella de coca cola, o medio paquete de maní japonés. Ser capaz de sacrificar algo que disfrutas o amas mucho, con tal de que esa otra persona se sienta feliz.

10- Si fueses una película, cuál serías? O mejor aun, crea una tuya con su directos, banda sonora y toda la cosa.

Si mi vida fuese una película, definitivamente sería una comedia romántica, soy una romántica empedernida. Algo así como Casanova. No tengo exactamente el director, pero definitivamente Maroon 5 sería la banda sonora.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar de tu interior? Literatura, cine, comic, música, etc… Queremos saber un poquito de ti.

Bueno, suelo decir que estoy compuesta de café. Básicamente soy más café que persona. De literatura, leo cualquier cosa que me interese, no me inclino por un género o un escritor en particular. No soy una adicta al cine, realmente no suelo ver muchas películas y suelo leerme el libro mucho antes de ver la película. Mis gustos musicales son muy variados y cambiantes, puedo estar escuchando Slipknot a las 7 de la mañana en el metro y de repente salto a escuchar Romeo Santos. Depende mucho de mi estado de ánimo. Grupos: Maroon 5, Muse, Slipknot, Robbie Wiliams, Green Day.

12- Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tu? Si la respuesta es la primera, échanos el cuento corto *abren las cervezas*

El principal protagonista de casi todas mis historias es mi álter ego, Benjamin. A veces le cambio el nombre, pero el patrón es el mismo, un panita sencillo al que le pasan muchas mariqueras por andar todo despistado por la vida, como lo describí en un cuento una vez “un caraqueño marico”, me gusta andar de incógnito en mis escritos.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas tú a esa bestia?

Es difícil, mis bloqueos creativos suelen durar meses. Realmente no hago nada para pelear contra la bestia, es más bien como: “ah, eres tú de nuevo. Siéntate, te preparé café, por favor, no ensucies la alfombra y, bueno, hay masa de arepas en la nevera por si piensas quedarte un poco más”.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, hora o manía?

El café es mi pastor, con él nada me faltará.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

“Para Benjamin, la belleza radicaba en un conjunto de cosas sumamente simples: unos dientes torcidos que rara vez se dejaban ver. Una mujer delgada, casi raquítica de tez blanca y cabello castaño. Unas orejas pequeñas, casi como las de un duende. Un cuerpo frágil, que siempre parecía a punto de romperse. Belleza era despertar junto a Elise y saber de su existencia. “

13575458_10209300248403762_212718880_o

Roberto Lahoud, el calamar del teatro

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

Mi tinta está hecha de lo que venga. Usualmente de amor, que siempre es mi mayor motivación para escribir historias, pero anything goes.

2- ¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

Me veo como escritor cuando escribo y, sinceramente, no creo que deje de escribir.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Que escriba, principalmente. Lo demás son adornos que nos hacen juzgar si alguien es bueno o malo. Hay muchas cosas que decimos que debe tener un buen escritor, pero creo que lo más importante es que tenga las ganas de hacerlo y que sea coherente con su humanidad. Creo que uno es lo que hace. Si mañana estoy bailando y cantando, soy un cantante… lo haga o no lo haga bien. El artista es el que hace arte, y el arte es lo que uno mismo diga que es.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Suelo ser muy visceral al escribir, aunque pienso que tengo una visceralidad elegante. Como si vomitara con el meñique levantado. No creo que eso haya sido elegante, pero fue lo que pensé. De una para el mar.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Hay algunos elementos que los tengo por temporadas y hay otros que diría que me han acompañado más tiempo, como los lobos o Nikolai (que es un alter ego).

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Eiichiro Oda podría ser el único. No soy muy lector, por más que a la gente le sorprenda, así que realmente no creo tener muchos maestros en lo escrito, quizás George R. R. Martin, aunque no creo que me parezca a él. Quizás he tenido otros sin saberlo. Eso me hace sentir un poco ingrato con gente que no sé si se puede sentir aludida. No creo que los maestros sean necesarios, pero sí creo que ayudan un montón. Lo más importante creo que es ser sincero con lo que es uno.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

Podría ser Walt Whitman o Rainer Maria Rilke. Creo que tengo visiones románticas similares a las de ellos, pero pienso que las influencias están en todos lados. Desde la señora que se queja en el metro porque “ella es mujer y no le dan el puesto esta cuerda de machistas”, hasta Daddy Yankee con su reggaetón que realmente no es mi favorito, forman parte de la segunda ley del caos. Creo que ese efecto mariposa es responsable de cosas que ni yo mismo veo en lo que escribo. Todo lo que hago, leo, veo o vivo se vuelve en algún punto parte de lo que escribo. No hay información inútil, sino distintos propósitos.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

Siempre. Mis amigos me inspiran y a ellos les debo mucho de lo que escribo.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

La amistad es lanzarse por el barranco juntos porque nos daba risa, pero la amistad también es decir que es una idea imbécil porque podemos morir. La amistad es One Piece, pero también es “Buenos Muchachos” de La Mosca Tsé Tsé.

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

Hay referencias en todos lados. Como dije con las influencias, me nutro de todo lo que me llega. Si fuese una película, quizás sería The Shawshank Redemption o La Vita É Bella. Mi película no sé quién la podría dirigir, Christopher Nolan o incluso Woody Allen. Con banda sonora de John Williams, Hans Zimmer, Howard Shore, Alexandre Desplats o Ennio Morricone. La verdad es que hay mucha gente brillante. Me proyecto en el cine y de hecho es mi mayor meta. Me gustaría hacer bastantes películas con esos personajes de una forma u otra.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

De todo. El arte está en todos los rincones del universo. Solo hacen falta los ojos para verlo. A veces no lo veo, pero está ahí. He mencionado algunas de esas cosas que nos dan vida a lo que escribo y a mí. Videojuegos, manga, películas… El rock progresivo es la vida. La música es una eterna acompañante de mi escritura, me encanta que las canciones que escucho se involucren con lo que escribo. Pienso que la narrativa, la poesía y el arte en general es un viaje sensorial y así debe ser para nuestros espectadores. Por eso trato de hacer que la gente escuche, huela o vea lo que yo siento al escribir, así lo disfrace con mis habituales símiles y metáforas.

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Pues sí. Mis historias y poemas, así parezcan tonterías, son interpretaciones de mi vida. Idealizaciones o visiones en general que surgen en mis cotidianos ensueños, usualmente de aquello que se conoce en inglés como “daydream”. Escribir es básicamente, para mí, un intenso viaje de introspección.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

Con estos dos puños. Pues escribiendo. La frustración muere cuando la materializas. Darle vida a las cosas te permite asesinarlas; es parte del poder que tiene uno como artista, y humano en general, que es lo que realmente pienso que nos garantiza esa imagen y semejanza con Dios.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Escribir y concentrarme. Cero rituales, a pesar de que me encanta la ritualidad. Escribo donde me surge la voluntad de hacerlo. Usualmente termino escribiendo en mis cotidianos viajes en el metro. Estar desconectado por no tener señal en la sucursal del infierno, me involucra con mi soledad, y mi soledad suele llevarme a escribir.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

La belleza eres tú que estás leyendo esto. La belleza es una sonrisa, un paisaje, un momento, una sensación… La belleza no tiene una forma particular; solo es. Puede surgir en los momentos más inesperados. Creo que la belleza me mueve a hacer muchísimas cosas, como enamorarme. La belleza es la sublimación, la conversión de la emoción en suspiros.

10983364_10206604507132564_2403992760674109090_n

Víctor Reinosa, el calamar de la centella

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

A mí me gusta escribir, tan simple como eso. La cabeza siempre anda haciendo historias y tengo que sacarlas para que no me vuelvan loco.

2- ¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

No me veo de otra forma. Quizá no necesariamente de escritor literario duro, pero si guionista de series, videojuegos y/o/u comics. Ya decidí que esa sería mi profesión. Ando trabajando en ello y si no lo logro terminaré como un maldito miserable, porque el resto de trabajos no me llaman la atención. Me matan con lentitud.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Primero: haber madurado lo suficiente para tener tu propia voz, tu estilo particular. Segundo, y por lo jodido que resulta, estar publicado por una editorial. Actualmente está de moda eso de escribir y publicar virtualmente, pero el papel tiene algo sagrado, alma de árbol. Tercero: ser maestro. No en el sentido literal de la palabra, pero sí enseñarle o contagiarle a otro tu pasión por escribir. Si cumples esas tres eres un escritor para mí.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Yo soy de los comunes. Escribo de un sentón y me parece arrechísimo pero lo dejo guardado varios días. Generalmente cuando vuelvo a revisar la mitad es una mierda. Cuentos buenos para mí son algunos que me llevan tres meses cuando mucho. Aunque no lo parezca, me parece que corregir es muy importante por eso no me molesta que George R. R. Martín se tarde tanto con Vientos de Invierno.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Tengo una ligera obsesión con la palabra noche, en los cuentos y los títulos. También suelo hacer personajes que tienen un amigo que es casi su hermano. Y quizá repito referencias a las viejas chismosas de los condominios, porque las detesto.

En general, trato de que mis textos no se sobrecarguen de metáforas y tengan un aire divertido-informal. Menos malintenso, más acción. Textos como Rayuela me sacan la piedra, porque es demasiado culto a la habladera de paja y la cursilería.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Sí, tengo maestros, casi todos vivos. Mi gran maestro es Roberto Echeto, porque es la persona más genial del planeta tierra. Yo trato de no ladillarlo mucho, pero cuando estoy perdido siempre me gusta hablar con él. Fedosy Santaella es otro de mis maestros, porque me enseñó a corregir y a que se podían poner groserías en los cuentos. Chejov me parece el cuentista que se adapta mejor como mi maestro. Aunque respeto a los autodidactas, creo que la escritura es casi como un culto secreto que se debe pasar de generación en generación. Es algo casi primigenio, la relación de alumno-mentor está presente en todos los oficios.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

Bastantes. Tantas que no puedo sacar ninguna a limpio.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

Sí. Muchas de mis ideas surgen de hablar con mis amigos y todos son unas joyitas. A veces los uso a ellos o me robo a sus amigos y los convierto en personajes. O uso situaciones que les ocurren. Sobre todo en Caracas, que por su condición de caótica es una fábrica imparable de locos.

Por ejemplo: Una amiga salía con un bicho horrible, pálido como un sidoso terminal y yo no comprendía porque le gustaba, así que hice un cuento de un vampiro que era tukky, o malandro, y la tenía dominada como suelen hacer los vampiros. Aun no lo termino, pero un final posible es matarlo con un perro caliente lleno de salsa de ajo.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

Cuatro bichos comiendo en una mesa y hablando de cualquier barbaridad. Uno de ellos dice que le provoca lanzarse por un puente no muy alto, los otros tres tratan de disuadirlo pero al rato le dicen que haga lo que le dé la gana. Otro se pone a beber porque está despechado y queda semi inconsciente. Los amigos pagan su cuenta y lo dejan en su casa para que lo regañe su esposa. Luego se reúnen y se burlan de todo eso.

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

Sería una película de detectives, sin lugar a dudas. La primera escena sería Melamed muerto porque lo atropelló un carro. En el soundtrack pondría a Ella Fitzgerald, Louis Armstrong, Muse, Daft Punk y el resto de la música se la dejo a los panas que eligieron la música de Guardianes de la Galaxia y The Man from U.N.C.L.E.

Actuando tendría a Mónica Bellucci vieja como está, Jude Law, Scarlett Johanson sería mi femma fatale, Henry Cavill mi némesis y una participación especial de Valentina Nappi. También habría un Jesucristo en la película y Ángel Quintero lo interpretaría. Y habría un cameo del Tarantino después de Kill Bill, solo para que yo lo mate de tres plomazos.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

Con literatura, claro. Generalmente con cualquier libro con agarro y más ahora que conocí el EPUB. Películas, también de todo tipo. Generalmente con mucho plomo o dragones, pero me gusta mi cine intenso europeo en pequeñas dosis.

Series animadas, como Adventure Time o Gravity Falls, son una inyección de nutrientes a mi calamar. Comics los de Hellboy. Y los videojuegos, porque soy un nerd incorregible, pero la calidad de belleza de algunos escritores de videojuegos es brutal. Ejemplo de esto, los nuevos de Tomb Raider.

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Sí, pero pequeños guiños. Generalmente hago que maten a una hermana, o cuando un personaje está inspirado en mí lo consanguíneo con una chica llamada Luna o Andrea. O hago referencias a las vacaciones en el pueblo de mi padre, al cual iba cuando era niño, o a fiestas semi salvajes de ahora en la universidad. Pero no pasa de pequeños guiños, mi vida no es tan interesante.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

No los enfrento, dejo que me den coñazos hasta que se cansen.

Eso, o paseo por la ciudad a pie, actividad que hago cada vez menos, o voy a un centro comercial y persigo a alguien hasta que se da cuenta que lo persigo. Actividad peligrosa pero muy divertida. Mitigan el dolor de la coñaza.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Suelo escribir en la mañana o la madrugada, tipo 4 de la mañana, cuando no hay nada excepto oscuridad y silencio, además de tener el cerebro limpio y con las baterías full. Si escribo con gente cerca suelo poner música para aislarme, pero jazz psicodélicos que no les gustan a nadie o pop del más marico y tóxico de los 90’.

Manías: me gusta escribir descalzo y mis libretas de apuntes deben ser sketchbooks, papel blanco. No me gusta escribir en papel con líneas y no me gusta escribir a lápiz en ellas, solo bolígrafos o marcadores si es lo único que encuentro.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

  • Una cerveza negra y tercio vestida de novia.
  • Un grupo de amigos en posición de tensión cuando matan a un jefe final.
  • Brad Pitt en “Troya”
  • Un niño al cual su papá lleve sobre los hombros
  • Las escenas del tren en “El viaje de Chihiro”

Eso es belleza y lo demás son tonterías.

Foto de Dayana Bermúdez

Martín Alonso, Dagon de las profundidades

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

Me emociona el hecho de compartir mis historias y entretener a las personas, me encanta el oficio.

2- ¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

No me veo como un escritor literario propiamente. Pero si sueño con escribir para el género audiovisual, más que todo para cine y animaciones.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Es una pregunta difícil. Creo que cualquiera que ame y pueda plasmar una historia en el papel debe ser considerado escritor.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Corrijo una y mil veces, creo que lo máximo que he tardado en producir un texto son 7 meses y aún lo sigo corrigiendo.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

Me gustaría, quisiera usar un código/logo/marca de compañía ficticia en todos mis textos (tanto escritos como para audiovisuales). Así como hace PIXAR.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Lamentablemente no. Los maestros son muy importantes obviamente, pero aún no he conseguido.

7-¿Crees que tienes alguna influencia?

Sonará cliché pero indudablemente es H.P Lovecraft mi mayor influencia al narrar, creo que se nota un poquito en mi estilo. Otra influencia innegable es F. Scott Fitzgerald, mi autor favorito. Por otro lado, creo que los hermanos Coen, las hermanas Watchowski y Quentin Tarantino son las mayores influencias al momento de diseñar tramas y personajes, suelo ser un poco rebuscado al escribir.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

En parte, me gusta leer lo que mis amigos escriben y creo que me nutro bastante de sus estilos, además siempre estoy abierto a las observaciones que ellos me puedan hacer.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

Para mí los amigos son dos enamorados que no se atraen sexualmente. Ahora no recuerdo una escena de película exacta pero creo que el capítulo XXI de El Principito lo explica a la perfección.

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

The Big Lebowski y The Grand Budapest Hotel. Iba a decir Forrest Gumpo, pero creo que sería demasiado. Dirigida por Edgar Wright, escrita por Wright y los Coen. Banda sonora de Nobou Uematsu y protagonizada por Tony Revoloni.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

Cine, muchísimo cine y teatro. Aunque a nivel de lectura lo mío es el teatro. Sí tuviese una gráfica sería 50% cine, 30% Teatro y 20% literatura. Tal vez porque contar una historia a través de los diálogos y sus indirectas me parece más retador e interesante que la narrativa.

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Para nada, no me gusta exponer mi vida de esa forma. Si bien tomo algunos elementos que he vivido para algunas cosillas, no es ni de cerca el 40% de la historia. Por lo general mis cuentos, relatos o ideas se basan en cosas que soñé o que terminé pensando mientras viajaba en la camionetica.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

Aún hoy en día busco la solución más efectiva. Por ahora sólo escucho música que me transmita la energía que busco o me acuesto a dormir para despejarme.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Organizo absolutamente todo en el espacio donde voy a escribir, me baño, como y apago todo para concentrarme. Además escribo parado si necesito fluir las ideas.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

Para mí lo bello es aquello que sea armónico. Cuyos elementos estén sincronizados y armonizados entre sí. En la fotografía sería lo simétrico y lo colorido; en la literatura lo simple y organizado. Lo más bello para mi es el cine, ya que en él se mezclan todas las disciplinas artísticas.

13738154_10209562532482743_4420644916079483372_o

Natalia Lobo, el calamar más joven de la manada

1- ¿De qué está hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?

Mi tinta está hecha de una mezcla de las cosas que amo, de aquellas que no me gustan tanto, de lo que me da miedo y de lo que quiero. Mi tinta tendría algo de mi arrepentimiento, eso es seguro.

2- ¿Te ves cómo escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?

Siempre quise ser escritora. Pero no lo sé… Me da miedo verlo como algo serio porque eso me volvería más exigente con lo que escribo de lo que ya soy. Siempre le encantaría un defecto. Estaría muy pendiente de que mis cuentos o historias no me hicieran ver como idiota. La verdad es que escribo sólo por el placer de hacerlo. Y ya. Quiero que eso siga así.

3- ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?

Un escritor tiene que hacer un buen uso del lenguaje. Parece obvio, pero no está de más dejarlo claro. Y para no quedarme sin el cliché correspondiente: un escritor tiene que ser un buen lector. Lo siento, pero es verdad.

4- ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendra y sueltan a su cría al mar?

Depende. Depende de que tanto me gusta el cuento, depende de que fue lo que me llevó a crearlo. Si lo que escribí nació de algo muy orgánico, con leerlo dos veces es suficiente.

5- ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?

No lo hago a propósito, pero a la mayoría de mis personajes masculinos les gusta el fútbol. Eso sí, varío los equipos.

6- ¿Tienes algún maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?

Desearía que mis personajes dejaran frases trascendentes como los de Shakespeare. Y con la profesora Liendo, aprendí muchísimo. Especialmente, en Taller II. De ella, me quedó especialmente el aprecio a lo cotidiano como fuente de buenas historias.

Me parece que sí, que los maestros son necesarios. Especialmente porque si uno no tiene a alguien que lo guíe, puede incurrir en pensar que se las sabe todas. Los maestros te ayudan a descubrir otros caminos.

7- ¿Crees que tienes alguna influencia?

La verdad, no. Pero creo que debería buscarme una.

8- El oficio del escritor es solitario, sin embargo eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?

Mis amigos siempre me ayudan a crear. Les robo muchas frases, reacciones y actitudes. Y tengo tres editoras oficiales. Todo pasa por ellas antes de cualquier publicación.

9- Ajá, ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico, por favor. Algo como una escena o una canción.

Taylor Swift tiene una canción viejísima que se llama “I’m Only Me When I’m With You”. Ella, como es de esperar, se la canta a un crush. Pero se puede aplicar tranquilamente a la amistad. Los amigos siempre sacan lo mejor de ti y se convierten en un apoyo.

10- Nos interesan tus referencias. Si fueses una película, ¿cuál serías? O mejor aún, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.

Sería Grease: un musical muy divertido y cool que no tiene ningún sentido. Además, yo también terminaría usando pantalones de cuero para quedarme con un hombre que baile como John Travolta.

11- ¿Con que vírgenes alimentas al calamar dentro de ti? Literatura, cine, comic, película, música. Queremos saber un poquito sobre ti.

Well… Clásicos, novelas románticas para adolescentes, cuentos. No soy muy cinéfila, intento ver las películas que me llamen la atención. De comics, no sé nada. Pero sí me gustan las películas y series basadas en los cómics. La música que me gusta es la que generalmente está de moda. Me gusta la música bailable y feliz. Vance Joy es la excepción. Y tú no lo mencionas, pero amo el deporte. Fútbol y tenis, para ser más exactos.

12- ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es afirmativa, échanos el cuento breve *abren las cervezas*

Sí, yo estoy presente en mis cuentos. A veces mis historias nacen de un: ¿qué hubiera pasado si…? Por eso digo lo de los arrepentimientos. Pero eso me resulta muy cómodo. Es un reto salir de mí misma y mis propias experiencias. Intento obligarme a ello.

13- Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas a esa bestia?

No intento escribir por escribir porque inevitablemente todo lo que salga, será muy malo. Lo mejor es alejarse de la computadora o el cuaderno. Yo siempre me pongo a bailar, a hacer ejercicio o algo así. Moverme siempre me ayuda.

14- A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algún ritual, una hora o una manía?

Me gusta escribir a mano.

15- Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.

La belleza es inesperada, sublime, pícara. Un guiño, una sonrisa, la caída perfecta de la luz, el gol imposible, la pirueta perfecta. La belleza es un pequeño instante que ilumina tu mundo y te hace sentir pleno.

13682332_10153965342943860_2105733419_o

Ricardo Briceño, un calamar sin nombre

 

1. ¿De qué esta hecha tu tinta, entendiendo la tinta como tu motivación para escribir historias?
Tres cosas: 1. la necesidad de dar mi punto de vista sobre algo 2. La necesidad de contar algo, porque sí, porque está ahí y quiere salir 3. La necesidad de querer cambiar algo en el fondo.

2. ¿Te ves como escritor a futuro o esto es como un hobby para ti?
Mira, no sé. Yo sí siento que seguiré escribiendo, pero no sé con qué propósito. Ahorita todo es muy confuso para mí. Me acabo de graduar. Déjenme.

3. ¿Qué se necesita para que llamen escritor a alguien, según tu criterio?
Que escriba, que publique y que lo lean. Antes solía ser más estricto con el término, pero ya no. Ahora, si habláramos de un buen escritor…

4. ¿Qué calamar eres tú? ¿De los que corrigen una y mil veces o de esos que engendran y sueltan a su cría al mar?
De los que corrige obsesivamente hasta que se fastidia, suelta a su cría al mar y meses más tarde vuelve a leer el texto y se da cuenta de que pudo haberlo hecho mejor.

5. ¿Tienes algún elemento que te gusta repetir en tus textos, algo como una firma o un guiño oculto?
A veces intento replicar la manera en la que la música me hace sentir, pero nunca lo he logrado.

6. ¿Tienes algun maestro (vivo, muerto o de papel) o eres un calamar autodidacta? ¿Crees que los maestros son necesarios?
¿Te refieres a un tutor? No sé, me formé sin uno, así que no estoy consciente de las ventajas. Sí me habría gustado formarme junto a más lectores y escritores.

7. ¿Crees que tienes alguna influencia?
Obviamente. Yo soy muy permeable. Cuando leo a un autor que me gusta, inmediatamente todo lo que escribo tiene una reminiscencia a él. Sin embargo, siempre vuelvo a Bradbury.

8. El oficio de escribir es solitario, sin embargo, eres parte de esta hermandad. ¿Los amigos te ayudan a la hora de crear?
Gracias a la Sociedad de Calamares ahora escribo más y mejor, también perdí peso y se me curó la greyscale. Creo que la escritura es uno de los actos más individuales que hay, pero no deja de ser social. Siempre necesito de amigos que me corrijan o me ayuden a encaminar ideas. Yo siento que si alguien no leyó y criticó mi texto, no está terminado.

9. Aja, y ¿qué es la amistad para ti? Un ejemplo gráfico por favor. Algo como una escena o una canción.
Wannabe de las Spice Girl. No. Más bien, Honest Feedback de Saint Motel.

10. Nos interesan tus referencias. ¿Si fueses una película, cuál serías? O mejor aun, crea una tuya, con su director, banda sonora y toda la cosa.
Sería la película de Bolívar con Roque Valero y me mataría a mí mismo. Pero también puedo ser Keep the lights on.

11. ¿Con que vírgenes alimentas al calamar de tu interior? Literatura, cine, comic, musica, etc… Queremos saber un poquito de ti.
Van en orden decreciente: cosas que me pasan a pesar de que no busco que me pasen, historias que me cuentan, novelas y cuentos, películas, canciones, ideas que me asaltan cuando estoy en la lavandería o no puedo dormir.

12. ¿Tu biografía vive dentro de tus historias o tienes un filtro anti-tú? Si la respuesta es la primera, échanos el cuento breve *abren las cervezas*
Es un poco de ambas y menos mal que es así. Si fuera tan receloso de mi vida como para no querer plasmar nada de ella en el papel, sería una ladilla. Si sobrevalorara tanto mis vivencias como para querer contarlas a cada rato tal cual ocurren, sería una ladilla (o un vlogger mediocre).

13. Todos atraviesan bloqueos creativos, ¿cómo te enfrentas tú a esa bestia?
Estoy teniendo un metabloqueo creativo con esta pregunta. Estem, bueno, a mí no me pasa que me quedo sin ideas, solo me quedo sin ideas que valgan la pena. En esos casos hago lo siguiente: A) Busco inspiración en Internet, cine, libros, series, música, etc. B) Selecciono la idea que menos apeste y voy con ella hasta el final. Generalmente, los resultados no son tan deplorables como uno espera y se aprenden cosas.

14. A la hora de ponerte creativo, ¿tienes algun ritual, hora o manía?
Yo escribo en la noche o en la lavandería, y me gusta poner todo en papel primero (lo siento, árboles).

15. Nuestra misión es contar historias y descubrir la belleza. Danos tu descripción de belleza.
Es el Boulevard de Clichy de Van Gogh. Es tan disruptivo como para llamar tu atención y luego te atrapa y te hace querer vivir en él (o replicar la experiencia).